Radiadores eléctricos para el hogar

Sistema de calefacción para el hogar

Radiadores eléctricos - Servei Estació

¿POR QUÉ ELEGIR RADIADORES ELÉCTRICOS PARA CALENTAR UNA VIVIENDA?

Se acerca el frío, el largo invierno…. Qué pereza, ¿verdad? Desde Servei Estació queremos ayudarte a pasar este mal trago, y ayudarte con la elección de los mejores radiadores eléctricos para mantener tu hogar calentito.

Si estás buscando un sistema de calefacción de sencilla instalación, además de eficiente y más o menos barato, los radiadores eléctricos son la opción más recomendada.

Pero tenlo todo en cuenta….¡Estate atento a las ventajas e inconvenientes que te listamos a continuación!

Ventajas de los radiadores eléctricos    

A la hora de escoger un radiador eléctrico debes tener en cuanta algunas de sus propiedades y ventajas:

  • Es un sistema de calefacción limpio y económico. Cada uno de estos radiadores se sirve de la electricidad para emitir calor, por lo que no emite ni gases ni humos contaminantes. Asimismo, la tipología de radiador eléctrico de bajo consumo ayuda a reducir la factura de la luz.
  • Son de fácil y económica instalación. Si no puedes disponer de una caldera de gas o gasoil en casa, este sistema puede ser el más rentable. No es necesario ninguna obra para adaptar cualquier radiador en el hogar. Además, el precio puede ser más o menos barato, dependiendo del artefacto que elijas.
  • Calientan rápido y reparten el calor de forma uniforme en toda la estancia. Durante el periodo que esté en funcionamiento, el radiador emitirá y almacenará el calor en toda la estancia.
  • Los radiadores eléctricos son programables. Todos ellos poseen un control individual de la temperatura, que podemos programar en cada caso según nuestras comodidades.
  • Su mantenimiento es mínimo. No precisan de revisiones de funcionamiento.

Desventajas de los radiadores eléctricos

No obstante, estos productos para calentar una vivienda también tienen desventajas:

  • Debes comprar más de uno para mantener todo el hogar caliente. En este caso, vas a necesitar tantos radiadores como estancias quieras calentar.
  • No almacenan el calor. Es decir, los radiadores eléctricos calientan el hogar mientras están encendidos. Una vez los apagamos, el frío vuelve a aparecer.
  • Su precio es elevado. Los radiadores eléctricos suelen tener un precio elevado, además de aumentar la factura de la luz. No obstante, si  son radiadores de bajo consumo, sí es cierto que éstos ayudan a reducir en un % elevado el desembolso económico.

RADIADORES ELÉCTRICOS PARA EL HOGAR

Ahora que ya sabes un poco más sobre las ventajas e inconvenientes que tiene el comprar radiadores eléctricos para casa, ¡tan solo te falta elegir el idóneo! Para empezar, debes saber que existen tres tipologías distintas: los secos, los fluidos y los cerámicos.

  • Los radiadores secos. Si necesitas un radiador para calentar rápidamente una estancia, ¡este es el sistema de calefacción idóneo! Las placas de aluminio que posee se calientan de forma inmediata y emiten calor con tan solo darles al botón de encendido
  • Los emisores eléctricos de fluido. Estos radiadores poseen en su interior un fluido caloportador, encargado de calentar las láminas de aluminio del apartado y emitir calor. Esta opción es perfecta para estancias más grandes, que necesitan de más tiempo de encendido para caldear la habitación. Tardan un rato en obtener la temperatura indicada, aunque el calor se mantienen mejor que el de los radiadores secos.
  • Los radiadores eléctricos cerámicos. La opción con más inercia térmica, aquella que pueda conserva mejor el calor durante más horas. Estos radiadores emiten calor mediante un material cerámico, capaz de emitir un ambiente cálido de forma uniforme.

CONSEJOS CALEFACCIÓN: ¿CÓMO MANTENER EL CALOR EN CASAS?

Una vez hayas elegido e instalado el mejor radiador eléctrico para tu hogar, es necesario que tengas en cuenta algunos trucos y consejos para ahorrar en su consumo diario. Nosotros te aconsejamos que sigas al pie de la letras estos sencillos pasos:

  • Mejores horas para poner la calefacción. Existen y debes tenerlas en cuenta. Enciéndelos unas horas antes de llegar a casa, para que tu casa esté calentita cuando llegues del trabajo. Por la noche, apágalos, pues la temperatura que tengas a la hora de ir a dormir ya será suficientemente confortable.
  • ¿A qué temperatura hay que poner la calefacción para ahorrar? Bien, la temperatura recomendable para la calefacción es entre 20 y 21ºC. Piensa que, a más temperatura, más aumentará el consumo energético y, por lo tanto, la factura de la luz.
  • No cubras ni tapes los radiadores. Para que éstos trabajen a pleno rendimiento es necesario que emitan el calor de forma correcta. Por ello, no es recomendable que los cubras con la ropa medio mojada de la última lavadora que hiciste. Para que su rendimiento sea aún mejor, intenta mantenerlos limpios de polvo y suciedad.
Déjate asesorar por Servei Estació para encontrar el radiador eléctrico que mejor se adapte a tus necesidades

Esperamos que estos consejos para elegir radiadores eléctricos te hayan sido de gran ayuda para entender sus ventajas e inconvenientes, así como qué tipología debes comprar para tu hogar. Si aún te quedan dudas o quieres recibir algunos trucos sobre cómo preparar tu vivienda para el frío, ¡te esperamos en la Calle Aragón 270-272, entre Passeig de Gràcia y Rambla Catalunya!

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search

Manualidades Castañada - Servei Estació