¿Cómo quitar el óxido de las herramientas?

¿Olvidaste proteger y guardar tus herramientas de la forma correcta? Si has llegado hasta aquí, seguro que algunos de tus utensilios para el bricolaje se han oxidado. Si quieres recuperar su estado original, ¡estate muy atento a nuestros consejos! Desde Servei Estació vamos a explicarte hoy cómo quitar el óxido de las herramientas almacenadas en tu garaje.

Siempre y cuando la capa de óxido no se haya extendido por toda la herramienta, podremos realizar esta tarea de limpieza y mantenimiento de forma fácil y sencilla. Aunque, si la herramienta está completamente oxidada, puede que lo más sensato sea sustituir el utensilio de trabajo por uno de nuevo.

En cualquier caso, y siempre que el óxido no esté incrustado desde hace años en la superficie de la herramienta, puedes seguir al pie de la letra los siguientes trucos y consejos de reparación. ¡Toma nota!

1.  Prevenir antes que curar

Como veníamos anunciando, lo mejor es proteger tus herramientas manuales o eléctricas antes de guardarlas en el garaje. El polvo y la suciedad puede acumularse en cualquier utensilio e incluso estropearlo, imposibilitando su uso en un futuro.

Nosotros te recomendamos limpiar la herramienta con un spray o aceite multiusos inmediatamente después de ser utilizada. Esto protegerá al utensilio de trabajo de la corrosión y el óxido por más tiempo.

Caja de herramientas ordenada - Servei Estació
Spray o producto para prevenir el óxido - Servei Estació

2.  Comprar un spray antióxido

Si se te olvidó realizar el mantenimiento necesario de tus herramientas y éstas ya poseen óxido, debes pensar en comprar un spray para eliminar óxido.

Aunque este tipo de productos sirve para evitar que la suciedad, el moho y el óxido aparezca en nuestras herramientas, lo cierto es que también te ayudará a quitarlo de aquellos utensilios donde se haya incrustado.

3.  Protégete antes de empezar

Primero de todo deberás proteger tus manos y ojos del spray antióxido. Para ello, te recomendamos utilizar unos guantes y unas gafas de protección antes de restaurar todas tus piezas o herramientas oxidadas.

también es necesario preparar la zona de trabajo para evitar que el óxido ensucie cualquier superficie. En este caso, te recomendamos cubrir con papel de periódico o una lona de tela vieja el espacio donde vas a quitar el óxido de tus herramientas.

Guantes y gafas de protección - Servei Estació
Quitar oxido de las herramientas - Servei Estació

4. Rasca la superficie oxidada con lana de espino

Una vez protegidos y con el espacio de trabajo preparado, aplica el spray antióxido sobre la superficie a tratar. A continuación, frota con fuerza y durante un par de minutos cada herramienta con ayuda de un estropajo de lana de espino

5. Limpia y retira la suciedad para un buen acabado

Con ayuda de un trapo seco, retira cualquier resto de óxido o suciedad que haya podido quedar en la superficie. Si al terminar la operación aún puedes divisar restos de óxido, ¡no te preocupes!

Puedes volver a aplicar el spray para eliminar óxido y volver a frotar con la lana de espino para eliminar todo el óxido presente en la herramienta. de hecho, puedes realizar la operación tantas veces como sea necesaria.

Cómo quitar el óxido de las herramientas - Servei Estació

Otros remedios caseros para quitar el óxido de las herramientas

No obstante, si buscas alguna opción casera para limpiar y eliminar el óxido de tus herramientas de bricolaje, a continuación, te destacamos las más eficientes:

  1. Vinagre. Quitar óxido con vinagre es una tarea fácil y sencilla, además de muy práctica y al alcance de todos. Muy útil para herramientas de acero o utensilios con manchas de óxido significativas. Bastará con sumergir la herramienta toda la noche en vinagre blanco. Al día siguiente, cuando hayamos dejado reposar, el óxido y la mugre saldrá fácilmente si frotamos la superficie con ayuda de un cepillo de metal o lana de acero.
  2. Bicarbonato de sodio. La forma casera más utilizada para reparar herramientas manuales. Enjuaga en primer lugar la herramienta con agua y añádele a continuación bicarbonato de sodio en polvo. Deja reposar por una o dos horas con la mezcla y acto seguido frota la superficie oxidada con un cepillo de metal.
  3. Limón y sal. La técnica menos abrasiva de las tres y de buenos resultados. Bastará con cubrir la superficie oxidada con una solución de sal y limón. Dejamos actuar unos minutos y para retirar el mejunje utilizaremos la misma cáscara del limón.

Esperamos que este artículo te haya servido para conocer los mejores trucos y consejos para reparar herramientas y retirar el óxido de su superficie. Ya puedes echar un vistazo a nuestro amplio catálogo de herramientas. Recuerda que puedes enviarnos un email a [email protected] con tus dudas sobre este tipo de trabajos de mantenimiento y limpieza. ¡Resolveremos encantados todas vuestras preguntas!

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search

Cómo hacer un escritorio con caballetes de madera - Servei Estació