Todo lo que hay que saber para elegir el mejor sistema de calefacción

Sistema de calefacción para el hogar

se-calefacion

¿Radiador o estufa? ¡He aquí, el gran dilema!

Con la llegada del frío, pasamos más tiempo en casa y necesitamos que nuestro hogar sea un lugar confortable y de temperatura agradable. En ese momento, nos entra la urgencia para encontrar el sistema de calefacción más adecuado a nuestras necesidades. ¡Si se encuentra en esta situación, siga leyendo!

Desde Servei d’Estació le explicamos una serie de consejos sobre qué sistema de calefacción comprar en función de sus necesidades.

También recordarles que en Servei d’Estació encontrará gran variedad de accesorios y piezas para estufas. En caso de necesitar material para reparar, ¡pregunte a nuestros especialistas!

Desde Servei d’Estació le explicamos cuáles son los distintos tipos de sistemas de calefacción doméstica. Existen 3 tipos de calefacción en función del tipo de energía que utilizan:

Calefacción eléctrica

El sistema de calefacción eléctrico es una opción muy válida para calentar la temperatura de nuestro hogar. Válido tanto para habitaciones pequeñas o grandes, aunque quizá en las grandes deberás colocar más de uno. Este sistema de calefacción es ideal para evitar todos los engorros que suponen otro tipo de fuentes de calor como serían las estufas de leña o de gas. Cómo desventaja sólo decir que pueden suponer un gasto más elevado, es decir, su uso va en dependencia del precio de la electricidad. Y, si se utilizan en gran medida, puede que tengamos sorpresas en la factura de la luz, sobre todo con las fluctuaciones que se han dado en los últimos años.

  • Radiadores eléctricos halógenos. Estos radiadores aportan una gran cantidad de calor al momento, pero resultan poco eficientes a la hora de calentar espacios muy grandes. Es decir, se trata de un sistema de calefacción que emite calor pero sólo se recibe al colocarse delante o muy cerca. Por este motivo, se suele utilizar para calentar espacios pequeños como, por ejemplo, en el lavabo para generar calor antes de ducharse.
  • Radiadores tipo Split. Los radiadores split tienen la ventaja de generar dos opciones de temperatura: calor y frío. Por este motivo, los radiadores split son una opción mucho más utilizada durante los últimos años con el aumento de las temperaturas en verano. Normalmente, disponen de la posibilidad de la posición ventilador y se fijan en la pared para repartir mejor el calor.
  • Radiadores de aceite de módulos. Este tipo de calefacción se basa en calentar el aceite que se encuentra situado en los módulos del radiador para generar calor y, para ello, utiliza energía eléctrica. La ventaja de este tipo de radiadores es que, a pesar de requerir electricidad para su funcionamiento, una vez alcanzan ciertas temperaturas consiguen mantener mucho más el calor.
  • Calefactores de aire. En caso de decantarse por este tipo de sistema de calefacción, hay que tener en cuenta que es muy importante analizar el tamaño del espacio donde se va a colocar el dispositivo. Este tipo de calefactor tiene limitaciones en el alcance a la hora de calentar, por ello, se recomienda su instalación en habitaciones que no superen los 40 metros cuadrados. Este tipo de aparatos tienen unas dimensiones pequeñas y al igual que los radiadores halógenos suelen utilizarse para calentar espacios muy pequeños cómo baños antes de ducharse porque utilizan mucha energía eléctrica y mantienen poco el calor.
  • Convector de aire termostato. Su carácter móvil permite que se puedan desplazar fácilmente por el hogar en distintas habitaciones, como en el caso de los radiadores. Funcionan con resistencias que se calientan a través de la corriente eléctrica y, a veces, incorporan un ventilador interno para que el aire circule más rápido.
  • Estufas de exterior para techo. Este tipo de estufas están pensadas específicamente para montarse en el techo y sirven para dar calor instantáneamente en el exterior y son ideales para terrazas, patios, porches… Como indica su nombre se trata de estufas de exterior y suelen utilizarse para dar sensación de confort y bienestar.
  • Braseros eléctricos. Los braseros eléctricos son el modelo más utilizado para dar calor puntual, pero tienen mayores riesgos como provocar quemaduras en caso de contacto con la piel.
  • Estufas eléctricas. El sistema de calefacción eléctrico es una opción muy válida para calentar la temperatura de nuestro hogar. Este sistema de calefacción es ideal para evitar todos los engorros que suponen otro tipo de fuentes de calor como serían las estufas de leña o de gas. 

Calefacción de gas

Es una de las calefacciones más utilizadas porque es capaz de generar más calor y tener menos consumo de energía. Como ventaja se trata de un tipo de energía que es más respetuoso con el medio ambiente. La desventaja es que debes estar continuamente atento al uso y requiere mayor mantenimiento.

 

Calefacción de combustión o de leña y estufa de leña

Económica y ecológica, se trata de un tipo de calefacción a combustión eficiente pero agresiva con el medio ambiente y que no es beneficiosa para nuestra salud porque se emiten gases y humos que son altamente peligrosos.

Chimenea de leña. Requiere estar continuamente pendiente de abastecerse de leña y, además, provoca igual que en el punto anterior acumulación de humo y mayor suciedad en los espacios donde se haya.

¿Te acercas a nuestra tienda Servei d’Estació? ¡Estamos en pleno centro de Barcelona! Ven a conocer de la mano de los mejores especialistas todo lo que hay que saber sobre sistemas de calefacción.

Dirígete a la planta 5ª y en la zona anterior a las cajas de la planta baja de Servicio Estación Barcelona, c/ Aragó 270-272. ¡Te esperamos!

¡Adelántese a la llegada del frío!

Entra en Servei d’Estació y déjate asesorar para encontrar el sistema de calefacción que mejor se adapte a tus necesidades

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search















 
PARTICIPA ARA
close-link